Este lunes se dieron a conocer los nominados a los Game Awards, conocidos como los «Oscar del videojuego». En un año plagado de lanzamientos aclamados por la crítica, es probable que la competencia por los principales galardones sea feroz en la ceremonia del 7 de diciembre.

Baldur’s Gate 3 y Alan Wake 2 lideran la competencia, con ocho nominaciones cada uno, entre ellas la de Juego del Año. El survival horror Alan Wake 2 y el RPG de fantasía Baldur’s Gate 3 también se enfrentarán en las categorías de Mejor Dirección de Juego, Mejor Narrativa, Mejor Música y Mejor Interpretación.

Spider-Man 2, exclusivo de PS5, Resident Evil 4 Remake, Super Mario Bros Wonder y The Legend of Zelda: Tears of the Kingdom les acompañan en la carrera por el Juego del Año.

Starfield, exclusivo de Xbox, brilla por su ausencia en la mayoría de las categorías principales, pero de todas formas obtuvo una nominación en la categoría de Mejor juego de rol.

En la categoría de Mejor Interpretación, la actuación del actor británico Ben Starr en Final Fantasy XVI se enfrenta a la de Idris Elba en la expansión Phantom Liberty de Cyberpunk 2077.

En cuanto a los juegos independientes, la aventura de puzles Cocoon y el juego de aventura Dredge están nominados a Mejor debut y Mejor juego independiente.

Revisa la lista completa de nominados aquí.

La historia de los Game Awards

Creados por el periodista Geoff Keighley en 2014, los Game Awards son una mezcla de entrega de premios y evento de preestreno, ya que durante la ceremonia se lanzan nuevos tráileres y anuncios de próximos títulos.

Una crítica habitual es que se dedica más tiempo a mostrar tráilers y anuncios que a repartir premios, pero eso no significa que no hayan anuncios importantes.

El año pasado, por ejemplo, se dieron a conocer nuevos avances de la película de Super Mario Bros y de la secuela de Death Stranding de Hideo Kojima, además de las fechas de lanzamiento de Final Fantasy XVI y Diablo IV.

Los premios cuentan con 31 galardones, repartidos en una amplia gama de categorías, como diseño de audio, mejor juego independiente y accesibilidad e innovación.

Los ganadores son elegidos por un jurado de expertos del sector y por el voto de los aficionados, que supone el 10% de la puntuación final.

El año pasado, God of War Ragnarök fue el gran ganador de la noche, llevandose a casa seis premios, incluido el de mejor interpretación para el actor de doblaje de Kratos, Christopher Judge.



Source link