(CNN) — El hecho de que That ’70s Show se estrenara hace 25 años es algo que realmente pertenece a la categoría de «El tiempo vuela», envolviendo el más reciente intento de reavivar la franquicia en una bruma de nostalgia. Sin embargo, aunque hay humo aquí, no hay mucho calor, ya que un público de nueva generación poco inspirado contrarresta las actuaciones de la mayoría del elenco original, dejando That ’90s Show a medias.

Para quitarnos de encima lo obvio, el hecho de que Kurtwood Smith y Debra Jo Rupp vuelvan a interpretar sus papeles de Red y Kitty Forman, ahora abuelos un poco menos gruñones de una adolescente, Leia (Callie Haverda), y un nuevo sótano lleno de niños, es una maravilla.

Laura Prepon, Debra Jo Rupp y Topher Grace en "That '90s Show". (Crédito: Netflix)

Laura Prepon, Debra Jo Rupp y Topher Grace en «That ’90s Show». (Crédito: Netflix)

Al final de una visita a sus padres (sí, Topher Grace y Laura Prepon volvieron, esporádicamente), la socialmente torpe Leia pide pasar el verano en casa de sus abuelos, habiéndose hecho amiga de la chica de espíritu libre de al lado (Ashley Aufderheide) y su pandilla.

El grupo también incluye a Jay (Mace Coronel), el hijo de Michael y Jackie (Ashton Kutcher y Mila Kunis), que es un poco de la vieja escuela, al menos en términos de poseer un encanto relajado con las chicas.

Antes de que termine, el público también volverá a ver a Fez (Wilmer Valderrama), que tiene su propia y divertida trayectoria profesional. (Danny Masterson, cuyo reciente juicio por violación terminó en anulación, está notablemente ausente).

Ashton Kutcher y Mila Kunis en "That '90s Show". (Crédito: Netflix)

Ashton Kutcher y Mila Kunis en «That ’90s Show». (Crédito: Netflix)

Sin embargo, el foco, en última instancia, está en los jóvenes, y tal y como está escrita, ellos y otros nuevos personajes (incluyendo a Andrea Anders como la madre soltera vecina de los Forman) son los eslabones débiles de esta versión. Esto puede deberse a que, en lugar de trazar un nuevo camino, la serie utiliza a estos personajes como recortes para recrear aspectos de la serie original, como los giros de cámara y las epifanías en sótanos llenos de humo.

Los guionistas tampoco sacan todo el partido que podrían del marco temporal de 1995, que se limita en gran medida a referencias a la cultura pop, como el hecho de que Eric y Donna llamaran a su hija como cierta princesa de «Star Wars» y, en un episodio, un homenaje un tanto anticuado a «Beverly Hills, 90210».

¿Qué nos queda? Principalmente Red y Kitty adaptándose a sus nuevos roles, con el primero claramente encantado de ver a su hijo luchar con los caprichos de la paternidad; aún así, incluso eso produce resultados disminuidos antes de que termine el verano de Wisconsin.

Netflix no tiene una historia particularmente larga entre los sistemas de distribución de entretenimiento, pero sin duda ha sido agresivo a la hora de explotar el valor del nombre en antiguas producciones, reviviendo series como Full House y Gilmore Girls y reiniciando One Day at a Time.

El impulso es comprensible y, con Night Court de la NBC, se ha convertido en una semana de resurgimiento de dos comedias, una forma obvia de intentar abrirse paso entre el desorden de la programación.

Sin embargo, That ’90s Show sirve principalmente como un recordatorio de lo que hizo popular a «That ’70s Show» en su día, creando un escenario incómodo en el que los padres, incluso cuando se acercan a la mediana edad, son mucho más geniales que sus hijos.

That ’90s Show se estrenó el 19 de enero en Netflix.



Source link